febrero 23, 2024

En este superaño electoral, marcado por el posible cambio de cartas en buena parte del cuadro geopolítico, uno de los países que acude a las urnas es Pakistán. La nación atómica y quinto país más poblado del mundo – 250 millones de habitantes – celebra con estos jóvenes unas elecciones generales entre los que soldarán el Parlamento que deberá invertir en el próximo Primer Ministro. El escenario, en resumen, es convulso. La campaña estuvo marcada por la persecución judicial de Imran Khan, el ganador de los últimos cómicos, descalificado como candidato, y por la reinstauración del ex primer ministro autoexiliado Nawaz Sharif, primero condenado y ahora rehabilitado, como probable ganador. En el fondo, la sabiduría de una creciente espiral de violencia. En la desesperación de los comediantes, dos explosiones en los talleres de los candidatos en la inestable región de Baluchistán, en la frontera con Irán y Afganistán, dejaron menos de 26 muertos y más de 50 herederos. Se culpó al Estado Islámico del ataque. Otro foco en la provincia de Jaiber Pastunjuá, que Linda con Afganistán también heredó de otras cinco personas.

El ambiente político está tenso y polarizado en uno de los estados más tormentosos del planeta. Se espera la liberación de aproximadamente 700.000 miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Según Reuters, los cruces fronterizos con Irán y Afganistán se mantendrán seguros. Más de la mitad de los centros de votación del país, que también eligieron las reuniones legislativas regionales, declararon estar en riesgo de ser objeto de violencia o atentado, según la agencia EFE; hasta el 80% en Baluchistán, una provincia clave para los jóvenes interesados ​​en China en el país -es la zona de tránsito de la Nueva Ruta de la Seda, el programa de megainfraestructuras de Pekín-, pero donde la actividad de las milicias ha intensificado en los últimos tiempos. En negro, una batalla con misiles entre Irán y Pakistán contra los insurgentes en estas zonas fronterizas hizo que el mundo contuviera la respiración durante unos días, hasta el punto de exportar la crisis de Oriente Próximo a Asia.

Leer más  Saleh al Aruri: El asesinato selectivo y el ascenso regional | Internacional

La búsqueda de 128 millones de ciudades llamadas a las urnas eligió entre las opciones que enlistaban un legado agitado por políticos, acusaciones y condenados por corrupción. La nación, que también mantiene disputas fronterizas con la India, aunque convocada en los últimos tiempos, se encuentra en una crisis económica pospandemia, con una inflación galopante y, a medida que aumenta la presencia china, se encuentra en la fase de redefinición de los vínculos con la India. Estados Unidos, entre los partidos de los Estados Unidos de Afganistán en 2021.

Expertos en explosivos examinan el lugar de uno de los atentados de estos miércoles en Baluchistán. NASEER AHMED (REUTERS)

El probable candidato a la votación es Nawaz Sharif, de 74 años, candidato de la Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz, que ha sido primer ministro en tres ocasiones, aunque nunca ha tenido un mandato. Desmantelamiento del cargamento por última vez en 2017, buscado por investigaciones de corrupción que derivaron en penas de prisión e incapacidad política perpetua. Una vez pasado el invierno paquistaní y transcurridos cuatro años de exilio automático, regresó el pasado mes de octubre al país, donde para entonces ya se habían celebrado elecciones políticas y la ciudadanía se había mostrado muy solidaria. Apelaron sus condenas, que fueron anuladas en diciembre, y poco después presentaron su candidatura a la Asamblea Nacional para las elecciones de estos jóvenes.

El candidato encarcelado

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

El segundo partido en la luz, el Movimiento por la Justicia de Pakistán, es como una sombra. Su líder, el ex primer ministro Imran Khan, de 71 años y ex estrella del cricket nacional, está en prisión y está contando sus condenas. Numerosos candidatos a la formación también han sido encarcelados por culpa de delincuentes o terrorismo que, tras denunciar, tienen motivaciones políticas. Quienes se presentó como independiente, luego de que la Comisión Electoral prohibiera al partido utilizar su símbolo emblemático, el bate de críquet, en los cómics (la imagen es clave en un país con un alto nivel de analfabetismo). Los pequeños que celebraban son dispersados ​​por la policía. En Victoria todo habría sido una sorpresa. El grupo ha ido decayendo desde las elecciones que ganó en 2018, aunque Khan sigue siendo un político valorado, especialmente entre la población joven, y su influencia se centra en los comediantes.

Leer más  EE UU pide más a Israel que baje la intensidad de la guerra en Gaza | Internacional

Con el líder entre encarcelado e incapacitado, el partido utilizó una fórmula podrida para difundir su mensaje: vídeos de campaña en los que Khan hablaba desde prisión, a través de una voz clonada por inteligencia artificial. «Nuestro partido no permite celebrar mítines públicos», denuncia en un tribunal reconocido por Reuters. «Nuestra gente está en las calles y sus familias son bienvenidas», continuó.

Entre las fuerzas de la luz también encontramos al Partido Popular de Pakistán, heredero de una dinastía política. Es el líder de Bilawal Bhutto, de 35 años, hijo de Benazir Bhutto, la primera mujer primera ministra del país, que fue asediado en 2007, y también sobrino del ex primer ministro Zulfiqar Ali Bhutto.

Los cómics recuerdan en parte a 2018, pero al revés. Así, con Nawaz Sharif perseguido por la justicia y la sombra en el outsider, Khan ganó en las encuestas para engañar a buena parte del electorado, especialmente a los sectores jóvenes y educativos de la sociedad paquistaní. Pero, una vez en el mundo, entró en conflicto con los poderosos militares del país, cuya influencia sigue siendo decisiva. Fue despojado del poder mediante una moción de censura parlamentaria en 2022 y reemplazado por el hermano del ex primer ministro, Shahbaz Sharif, quien allanó el camino para un regreso al autoexilio. En su caída, Khan lanzó un complot para ser asesinado por los militares con la aprobación de Estados Unidos. Hubo una ola de protestas que resultaron en revoluciones y miles de detenciones. Ingresó en prisión en 2023, y acumula diversas condenas por corrupción, tradición y matrimonio ilegal. Ha sido condenado tres veces sólo en la última semana y tiene varios otros casos pendientes en el sistema de justicia.

Leer más  La ultraderechista Milei ha dado impulso al premio para promotores de la protesta social hasta por seis años

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos mostró su preocupación frente a los comicios. La Alta Comisionada Liz Throssell denunció este martes por menos de 24 ataques de grupos armados contra miembros de partidos políticos en la previa de las elecciones. Y mostró su «inquietud» por «el miedo al daño, las detenciones y los encarcelamientos prolongados de los líderes del Movimiento por la Justicia de Pakistán y sus partidarios», debido también a los múltiples procesos judiciales contra Khan. «Esperamos que los tribunales superiores revisen cuidadosamente estas conclusiones de acuerdo con las garantías procesales y el derecho a una audiencia justa», dijo.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_