febrero 23, 2024
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dieron la bienvenida al Consejo Europeo el 1 de febrero.OLIVIER MATTHYS (EFE)

La guerra de Rusia contra Ucrania y el enfado del Kremlin han disipado la urgencia de la UE de impulsar su industria de defensa. En un momento de prudencia con las finanzas públicas, cuando los miembros de los Estados Unidos se negaron a cometer nuevas grandes desgracias en los arcos europeos, el club comunitario decidió que el apoyo al sector de la defensa es una de las nuevas prioridades en la ampliación de las condiciones previas plurianuales Acuerdos de la UE. Esta revisión de la marca financiera para los próximos cuatro años, aprobada por los líderes juveniles en una reunión en Bruselas, es todo un reflejo de la Europa actual: en guerra en el continente y con la intención de cegar sus fronteras. Además de la parte más voluminosa y lejana de esta ampliación imprescindible (el rescate de 50.000 millones de euros para Ucrania), la UE ha habilitado 1.500 millones de euros adicionales para programas de innovación en defensa y destinará otros 10.000 millones a la gestión de los flujos migratorios, también Clave para varios socios comunitarios.

En el momento en que alimentamos a estos partidos, la Unión está hablando con los fabricantes de munición y material militar para poder enviar a Ucrania el millón de municiones de artillería comprometidas (de las que sólo recibieron un tercio, según reconoció el alto representante de Asuntos Exteriores). Política y Seguridad, Josep Borrell, el miércoles); sino también para renovar tus arsenales y modernizar tus equipos. Tan pronto como Vladimir Putin lanzó una invasión a gran escala de Ucrania en dos años, se comprendió que no se había dado prioridad a un buen número de Estados miembros. Bruselas también quiere el nuevo fondo especial para ayudar militarmente a Ucrania (ahora lo tiene con reembolsos que le traen los socios a través de un fondo europeo para diferentes elementos), así como quiere donar 5.000 millones anuales durante cuatro años, la prioridad es que los estados miembros compraron productos conjuntamente con la industria europea para ayudar a Kiev.

Leer más  Demócratas y republicanos en un primer paso para evitar la barrera de la administración en EE UU | Internacional

Las nuevas partes, que reflejan bien las preocupaciones del club comunitario, se abren en el contexto de una revisión más amplia de la marca financiera plurianual que se realiza por primera vez durante el período previsto. La prórroga no incluye, sin embargo, nuevos símbolos para programas estratégicos de transición verde y ecológica o de digitalización, que tendrán que recibir dinero de otros partidos.

Los 1.500 millones de euros adicionales se sumarán a los 8.000 millones ya previstos en el Fondo Europeo de Defensa, destinados a la innovación y al desarrollo de proyectos en este sector, pero que no pasan de esa etapa. El nuevo símbolo -como toda revisión de la marca, tendrá que ser validado por el Parlamento Europeo- está en línea con los planes de medio plazo que se plantea Bruselas, que presentará a finales de año su estrategia para la industria de defensa europea. de este mes. Fuentes del sector explican que se trata de un paso en una dirección que durante unos años era tabú, que a veces las cantidades que se manejan ahora no son importantes, pero ver lo poco que se ha hecho en el pasado «tiene un significado político importante». Aunque te aconsejo que hagas más en tu desarrollo, te has asegurado de que en el período presupuestario posterior el juego haya subido mucho.

La revisión intermedia de la marco financiero de la UE, aprobada en 2021 y que marca el periodo hasta 2027, y en la que se amplió el dinero previsto de las cuentas comunitarias, no tiene precedentes. Así lo señaló la eurodiputada socialista española Eider Gardiazabal, quien señaló que en otras ocasiones se había producido una reorganización del dinero, pero ahora los Estados nunca habían permitido que se pusieran más recursos durante una revisión.

Leer más  Biden impone sanciones sin precedentes a colonos israelíes por ataques en Cisjordania | Internacional

En junio, la Comisión Europea pidió más fondos para abordar las nuevas prioridades de una sociedad pospandemia y con el objetivo de ayudar a Ucrania. La nueva marca es menos ambiciosa que la que la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, había enviado a Estados Unidos, que había pagado 66.000 millones de euros adicionales. Dentro de este paquete, se devolvieron 10.000 millones a los miembros para un fondo de innovación, los programas InvestEU y Horizonte Europa y otro fondo de recuperación de defensa -parte de su idea de crear un fondo de sobriedad con los respondidos a Estados Unidos o China-. Pero al final él solo salvó los 1.500 millones de la Defensa.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La ambición de la revisión estuvo muy por debajo de lo que se recuperó del Proyecto Comunitario. Los socios coinciden sólo en su intención de colocar nuevos fondos para ayudar a Ucrania (33.000 millones en préstamos y 17.000 millones en subvenciones); el resto tuvo una dura negociación, llevada a cabo en la primera mitad del año que pasó España, durante la presidencia de turno del Consejo de la UE. Hubo una larga discusión sobre cómo los miembros más frugales fueron llevados a proponer el recorte de la Política Agrícola Común (PAC), una línea roja para países como Francia o España, y algo que prendió aún más en el terreno. Finalmente, mis Estados miembros podrán ganar 21.000 millones. Menos de un tercio de lo planteado inicialmente. El resto tendrá que surgir de la reordenación de piezas de gas y de compromisos.

Leer más  Alexéi Navalni: Navegar aporta algo de luz a la oscuridad de Putin; ahora lo han pagado | Internacional

La UE también logró llevar a cabo esta revisión a pesar del veto del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que se dirigió al bloque y negó el lanzamiento del salvador financiero para Ucrania. La presión de Alemania y Francia, que cuentan con una importante industria de defensa que puede beneficiarse de los nuevos programas, y de países como Italia, que han recuperado nuevos fondos para hacer frente a los flujos migratorios, y cuya primera ministra, la ultraconservadora Giorgia Meloni tiene un buen entendimiento con el populista Orbán y dará luz verde a la revisión.

Ésta es precisamente la otra gran prioridad política de la UE: la migración. Los fondos se han reducido poco —en comparación con otros— desde la petición inicial de la Comisión hasta el resultado final de la negociación. Von der Leyen recuperó un total de 12.500 millones para política migratoria y de vecindad (con 2.000 millones reservados para control de fronteras), ayudó a evitar la legada de refugiados sirios en masa que ahora se encuentran en Turquía, Jordania o Líbano (5.200 millones), programas de asistencia para los Balcanes meridionales (Norte de África, Sahel) o la ayuda a los Balcanes occidentales (2.000 millones). Al final, los informes negociados con estas peticiones redujeron la cantidad total de dinero dedicada a estas políticas a 9.600 millones, dejando intacto el partido del control de fronteras.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_