febrero 27, 2024

Desde la plaza del Pesebre de Belén, la calle de la Estrella serpentina es la parte alta de esta ciudad cisjordana de especial significado para los cristianos de estos tiempos. Basta caminar 500 metros de profundidad entre bazares y tiendas turísticas completamente vacíos este año para llegar a la Iglesia Luterana de Navidad. Durante 10 minutos hasta el final del día y las agallas, poco a poco, intentará asistir a la misión que el pastor Münster encabezará esta tarde, momento en el que la situación de Gaza estará muy presente en su sermón. El religioso sabe que varios de los fieles que acuden al servicio están familiarizados en Francia y algunos de ellos han sufrido bajas a causa de los bombarderos israelíes. Entre ellos nos encontramos con Shireen Awad. Toda su familia materna sigue viva, dos de sus hermanos han muerto y los demás están gravemente heridos. Israel advirtió a la población que subiría, pero pensaron que bombardearían una iglesia. Ver malentendido.

Vista en la sacristía de la iglesia luterana -es ortodoxa, pero aseguró que asiste a cualquier templo cristiano sin distinción-, triste ya la anciana, esta mujer de 45 años, en la casa y con cuatro hijos, que mantiene un trío de familiares en La Franja, de entre 10 y 80 años. “Se encontraron en una situación horrible. Está toda la familia de mi madre, mis hijos, mis primeros, mis sobrinos… Se encuentran en el norte, en la ciudad de Gaza, donde no llega ningún tipo de ayuda humanitaria por la que está entrando por el sur”. Se quedaron en el norte porque pensé que las iglesias, la ortodoxa y la católica de la capital de La Franja, me servirían de refugio. “En total las comunidades de ambas parroquias son 900 y la mayoría decidió quedarse”.

Fue una mala decisión. Uno de los suyos fracasó después de que Israel atacara el templo el 19 de octubre. “La primera vez que morí fue mi vida. Fracasó tras un ataque a la Iglesia ortodoxa que también afectó a su herencia. Se encontraron con refugiados en la residencia de ancianos del complejo religioso junto con otras 300 personas cuando visitaron un país israelí», explica Shireen.

Leer más  Demócratas y republicanos en un primer paso para evitar la barrera de la administración en EE UU | Internacional

“Eran los primeros días de la guerra y hoy tuvimos algo de atención médica, por lo que los dos soldados fueron trasladados al hospital. Tuve una hemorragia interna pero no podía sentirla porque no podía hacerme una radiografía. No había equipo de rayos X. Falleció 12 horas después”, folleto. «Su madre se había fracturado en la caída y necesitaba una prótesis, pero no pudo operarla hasta dentro de 24 horas porque, en ese momento, no era una paciente prioritaria», añade. “Las hicieron sin anestesia”, asegura. Desde entonces estoy sentado en una silla de ruedas. «La última vez que hablé con ella me dijo que preferiría morir antes que sufrir el dolor que le provocó la operación». Sigue a este amigo.

La falta de atención médica y la destrucción de toda la infraestructura sanitaria es lo que también ha afectado a las vidas de los demás. Cualquier emergencia médica, aunque no haya tumbas marinas, puede ser fatal en Gaza. “Murié a finales de noviembre, cuando ya habían terminado los ataques aéreos. Tuvo la enfermedad le provoca apendicitis, pero no puede ser trasladado al hospital. Ya no había hospitales”. Después de una semana sin tratamiento de ningún tipo, su infección se extendió por todo su cuerpo sin que nadie pudiera hacer nada. “Así fue como se marchó”.

Shireen intenta desesperadamente enviar algo para ayudar, pero hace semanas que no entra a Gaza. “Lo único que podemos hacer es seguir recargando saldo en nuestros móviles para poder seguir hablando con ellos y eso es lo que hacemos porque ellos no pueden”, afirma. “Podemos enviarles algo de dinero en octubre pero a partir de ahora no lo haremos porque nos dijeron que no recibiremos nada. No hay bancos, ni hospitales… Todos han sido destruidos”.

Leer más  Japón sufre un terremoto de magnitud 7,6 que obliga a activar una alerta de tsunami | Internacional

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Camina buscando refugio

La mujer se siente familiar de un sitio en otro intento de protegerse de las bombas. “Cuando Hamás tira cohetes desde Gaza a Tel Aviv, suenan las sirenas y la gente corre hacia los refugios, que son sitios seguros. Además, las defensas antiaéreas destruyen casi todos los proyectiles que se encuentran en el aire. Este no es el caso en Gaza. Mi familia se refugia en una escuela justo al lado de la iglesia, otros van a los hospitales de las mezquitas… Pero no hay ningún lugar seguro”, relata. “Mis familiares me cuentan que el otro día los tiradores franceses se encontraron con dos mujeres que tenían que subir al baño”.

“El tiempo ha demostrado que todos estos edificios han resultado dañados. De las mismas que pides en el norte o huyas en el sur. Lo que te encuentras en una escuela, en la universidad”, continúa. “La última noticia tuya es que has decidido dejar todo junto, separado. Uno de ellos fue a la Iglesia Católica y los demás a la Iglesia Ortodoxa. Cree que si un grupo es atacado, el otro tendrá más posibilidades de sobrevivir”.

Las historias de Shireen tuvieron mucha presencia durante la celebración de Nochebuena en Belén. Los miles de turistas que han visitado la ciudad en las últimas semanas han dejado de hacerlo en este año de guerra. En solidaridad con los gazatíes, ningún árbol frente a la Iglesia de la Natividad tiene ningún tipo de decoración navideña. Sólo un parto natural en el que la Virgen sostiene en brazos a un niño muerto con un mortero blanco como el que envuelven a los fallecidos en Gaza. Alrededor, carneros de caballa y una banda de acordeón como el muro de separación con Israel, que se encuentra sólo unos kilómetros más al norte.

Leer más  Trump, condenado a pagar 355 millones de dólares para incrementar el valor de sus propiedades | Internacional

Como cada año, el patriarca latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, deambulaba hasta la Plaza del Pesebre, este año con una kufiya, la típica sartén palestina, al cuello. «Tenemos que detener las bombas, los ataques y la violencia y devolver a la gente a sus hogares», afirmó, e introducir un enorme dispositivo de seguridad. “Los palestinos lloramos esta Navidad por los niños muertos y sin hogar”, continúa. “Sigamos todos unidos, porque lo que el enemigo quiere es dispersión”, añadió. Esta Navidad, su visita vitivinícola estalló en polémica luego de que todos los líderes de las iglesias cristianas se reunieran con el presidente de Israel, Isaac Herzog.

«El mundo tiene que levantarse y mirar a Palestina», continúa Shireen. “El Gobierno de Israel está ignorando sistemáticamente el derecho internacional. Sí, desesperación porque esto es un pensamiento de humanidad”, añade. “Para nosotros este año la Navidad es muy especial porque realmente entendimos su significado. El espíritu de la Navidad no son los regalos, no son los árboles, no son las decoraciones. El espíritu navideño es mirar a los demás y sentir su dolor. Siente el dolor de nuestros hermanos y hermanas en Gaza. Como si fueran cristianos o musulmanes.»

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Oferta especial por tiempo limitado.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_