mayo 24, 2024

Eike Schmidt (Friburgo, 1968) es un hombre con brillantes arrebatos para la pedagogía pública del arte. Un extraordinario director de museo que se hizo cargo de la Galería de los Uffizi de Florencia en el siglo XXI aplicando nuevas técnicas de gestión museística. Schmidt es un tipo erudito, coloquial y abierto. Un hombre abiertamente «antifascista». Sí, además, es alemán. La teoría dice que todos estos elementos los convertirán en un estereotipo poco específico del perfil de candidato que Hermanos de Italia, el partido de Giorgia Meloni, suele presentar a las alcaldías de Italia. Pero, precisamente por eso, por su capacidad para pescar en otros caladers, el presidente del Gobierno los quiere ahora como candidato a la alcaldía de Florencia. Y así lo piensa, pero parece una de las pocas maneras posibles de revertir la derrota en un conflicto inexpugnable desde hace casi cinco décadas en las elecciones que probablemente se celebrarán a principios de junio.

Schmidt recibió en Año Nuevo (desde 2015) al director de los Uffizi, cargo que abandonó estas horas para pasar a dirigir el museo Capodimonte de Nápoles. Y en ese tiempo, tras un trabajo exhaustivo y muy publicitado -para él y para la agencia de comunicación que asumió esta tarea- se convirtió en una figura pública de primer nivel en Florencia y en Italia. La historia y la influencia de la galera renacentista, que en tiempos de los Medici era algo así como el ala occidental del Palazzo Vecchio —actual sede de la alcaldía—, la ha convertido en una institución desde la que también es posible hacer política y establecer relaciones públicas. debates que afectan a toda la ciudad.

Leer más  Los armenios Manouchian y sus compañeros extranjeros entraron en el Panteón de Francia. Y Le Pen no es bienvenida | Internacional

El ex director de la Galería Uffizi, Eike Schmidt, primer extranjero al mando de uno de los mayores exponentes culturales de Italia, cogió un micro y lanzó un mensaje contra los carteristas y pequeños timadores a través de voces externas. Algunas personas estaban preocupadas por el caos a las puertas del museo. Pero tres días después, la policía de Florencia se presentó en su despacho y le impuso una multa de 300 euros por hacer anuncios en público sin el permiso correspondiente. A la mañana siguiente, Schmidt fue al Ayuntamiento, recogió su cartera y pagó sus cuotas. Una exposición más de su concepción intervencionista, y populista y popular, de la gestión del museo, que recibe casi cuatro millones de visitantes durante el año.

El director alemán, recientemente internacional italiano, aún no ha tomado la decisión final sobre si debe dar el paso. “Mire, no tengo novedades. Esto es algo en lo que necesito terminar de reflexionar hoy. Está todo abierto y no tengo un tiempo limitado para decidirlo”, señala en conversación telefónica con este periódico. El partido confirma que el partido está abierto y que el hecho de que acaba de tener un nuevo compromiso en la dirección del museo de Nápoles no influirá en la decisión. «Son cosas separadas. No tienen nada que decir”, afirman.

Hegemonía cultural

El proceso de seducción de Schmidt, que mantiene una buena relación con el ministro de Cultura, Gennaro Sangiuliano, también se destaca dentro de la estrategia de la derecha radical de dar a la cultura un documento central en su programa político. Una idea que pasará a formar parte de los viejos postulados del filósofo Antonio Gramsci sobre la hegemonía cultural, tradicionalmente atribuidos a la izquierda y que ahora el partido de Meloni quiere revertir.

Leer más  Macron sobre un posible mensaje de los tropos occidentales en Ucrania: “Nada debe ser excluido para evitar la victoria rusa” | Internacional

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Schmidt, que dice ser centrista, cree que Florencia necesita abordar dos cuestiones clave: seguridad e infraestructura. El gran problema de la ciudad, sin embargo, turismo de masas y vacaciones progresivas en el centro en favor de apartamentos turísticos y hoteles, no es una prioridad. “No limito las visitas a la ciudad. Pero si podemos trabajar en la idea de programarlo», informó en una entrevista hace unos días, recordando que esta fórmula también se repitió en los Uffizi utilizando un algoritmo para descongestionar el museo.

La izquierda ya ha iniciado su campaña contra Schmidt. El actual alcalde, Dario Nardella, le acusó de incumplir los plazos en lo que pensaba aplicar las reformas a los Uffizi. Otros rumores afirman que el actual director de Capodeimonte ha asegurado la plaza del museo napolitano para el cambio de presentación en Florencia, de modo que si pierde su carrera electoral tuviana en un lugar donde pueda seguir trabajando. Evidentemente, Schmidt no niega este extremo, sopesando lo extraño que podría resultar si regresara a Florencia pocos días después de haber aterrizado en la ciudad napolitana.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_