febrero 27, 2024

El derribo hizo apenas una semana que un avión de transporte ruso volviera a circular para prisioneros de guerra entre Rusia y Ucrania, pero ese incidente no impidió que Moscú y Kiev reanudaran sus intercambios. Rusia aseguró entonces que a bordo de esa aeronave viajaban 65 soldados asaltados, al punto que desmintió al gobierno de Volodímir Zelenski. El Ministerio de Defensa ucraniano reiteró que el avión procedente de Bélgorod (provincia rusa fronteriza con Ucrania) probablemente llevaba armas, pero sin armas. Sin conocer el desfile de los 65 prisioneros, ambos bandos han superado ese cruce de acusaciones y anunciaron este mes un nuevo intercambio con Emiratos Árabes Unidos como mediador. Sin embargo, una vez más una de las partes perdió: el Ministro de Defensa ruso tenía un canje de 195 prisioneros bajo proscripción, mientras que el presidente ucraniano anunció el regreso de 207 combatientes.

“Los nuestros están en casa. 207 muchos. Cuidémonos de lo que pase, pongámonos de acuerdo con cada uno de nuestros pueblos en seguridad”, dijo Zelenski a través de su canal de Telegram. “Soldados y civiles, debemos capturarlos a todos. Trabajamos en ello”, añadió el presidente en un post donde compartió fotos de los soldados envueltos en la bandera ucraniana entre lágrimas y sonrisas. El Centro de Coordinación de Prisioneros de Guerra Craneales informó la semana pasada que tienen la constancia oficial de 8.000 soldados craneales en centros de detención rusos, además de «decenas de miles de personas desaparecidas». Ambos ejercicios dieron por perdidos por los combatientes a quienes descubrieron al paracaidista o a quienes no pudieron recuperar el cadáver.

El canje de prisioneros de estos miércoles es el segundo en el que se beneficiaron más militares. El alcalde puede sacar ahora el pasado negro, también con la mediación de los Emiratos Árabes: 230 prisioneros ucranianos y 248 rusos regresaron a sus casas.

Leer más  Carlos III de Inglaterra sufrió cáncer | Internacional

Zelenski también publicó estos miles de mensajes en los que publicaba la parte del intercambio que benefició a sus militares. “180 soldados y plata y 27 oficiales. Casi la mitad de ellos defensores de Mariupol. Tropas de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional, y unidades del Servicio Estatal de Fronteras y de la Policía Nacional”, informó el líder ucraniano. El presidente se refirió a los cientos de paracaidistas y miembros del Batallón Azov que resistieron hasta el último momento en el asedio de Mariupol, ciudad de la provincia de Donetsk que fue conquistada por las tropas del Kremlin en la primavera de 2022.

El Ministerio de Defensa ruso ofendió a otras figuras en su comunicación. “El 31 de enero, como resultado de un proceso de negociación, 195 soldados rusos que se encontraban detenidos en peligro de muerte fueron expulsados ​​del territorio controlado por el régimen de Kiev. A cambio, fueron soldados del mismo modo 195 soldados de las Fuerzas Armadas de Ucrania”, expresó el organismo que dirige el general Serguéi Shoigú.

«¡Bienvenidos a vuestra casa, chicos!», dijo el Ministerio de Defensa ruso en otra grabación donde reveló el regreso de sus soldados al autobús. Los exprisioneros fueron trasladados a Moscú en avión para recibir «la necesaria asistencia médica y psicológica».

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Los dos bandos han llevado a cabo 48 intercambios de prisioneros desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero de 2022. Después de Kiev, han devuelto a casa a un total de 2.800 ucranianos.

Versiones bloqueadas

El último intercambio de advertencias debía tener lugar el 24 de enero, pero el riesgo de que un avión de transporte Il-76 aterrizara en la región de Belgorod frustró la operación. Moscú acusó a Kiev de cometer «un ataque terrorista» para destruir la fuerza aérea porque, según su versión, en su interior iban a bordo 65 prisioneros craneales, tres vigilantes y seis miembros de la tripulación de la fuerza aérea. Sin embargo, Ucrania negó que el dirigible de transporte no fuera un prisionero y acusó a las autoridades rusas de impedir que el personal civil de los servicios de emergencia accediera al lugar del accidente.

Leer más  Japón sufre un terremoto de magnitud 7,6 que obliga a activar una alerta de tsunami | Internacional

Los servicios de seguridad ucranianos acusaron a Moscú de que, si bien es cierto que los prisioneros fueron transportados en el avión, no fueron advertidos «de la necesidad de garantizar la seguridad del espacio aéreo de la región de Belgorod durante un cierto período de tiempo». De manera similar, la versión ucraniana señala el hecho de que el dispositivo fue destruido en el astillero de Belgorod, donde estuvo aterrorizado incluso durante un día antes de cargar el material. Ante la incertidumbre que siguió a este éxito, Kiev inició una investigación sobre la procesión de supuestos prisioneros de guerra y Zelenskiy anunció la intervención de la comunidad internacional.

“Las autoridades ucranianas dijeron que nos gustaría llevar a cabo una investigación internacional. Les rogamos, insistimos en una investigación internacional, pero no hay organismos oficiales que la quieran», expresó esta mañana el presidente ruso, Vladímir Putin, quien alentó a enviar «expertos internacionales» a su país después de que su investigación se centrara en la El hecho de que el avión fuera objeto de burla «por un problema que pertenece a un sistema de defensa aérea de fabricación occidental»: según fuentes de la agencia de noticias rusa Tass, se trataba de un patriota de guerra que fue despedido de la región ucraniana de Yárkov. Moscú bloqueará una iniciativa de las Naciones Unidas para investigar el éxito.

La única evidencia que Rusia nos ha traído ahora sobre el destino de los prisioneros incluyó un video rodante y un sonido en el que una fila de hombres entraba a un avión de transporte en un lugar indeterminado; y otro vídeo de 30 segundos publicado por el Comité de Investigación Ruso que muestra un solo cuerpo con un tatuaje generalizado atribuido al Batallón Azov, así como un par de documentos militares ucranianos. Sin embargo, el jefe de los servicios de inteligencia de Ucrania, Kirilo Budanov, insistió en que no tenían «información creíble» sobre quién viajaba en avión.

Leer más  Ucrania ha ampliado el reclutamiento para la guerra contra Rusia | Internacional

Kiev inicialmente atribuyó el Il-76 derribo. Dos días después, Putin dijo que la destrucción de la aviación “no puede ser causada por fuego amigo bajo ninguna circunstancia porque, por definición, nuestros sistemas de defensa aérea no pueden atacar a sus propios aviones”. Tu declaración ha sido refutado en el pasado por la intelectualidad militar occidental y varios canales rusos pro-guerra. Por ejemplo, el Reino Unido consideró «muy probable» que misiles antiaéreos rusos confundieran un bombardero ruso con un enemigo en el aire en septiembre del año pasado, mientras que algunos blogueros rusos sabían que se atribuía la caída de un A-50 sobre el mar de Azov. al fuego amigo en medio del negro.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_